En el Oeste está el agite

Con la definición de la fecha en que se llevarán a cabo las elecciones provinciales, las tensiones por la disputa del poder atraviesan el territorio y las familias.

Por Martín Faciano

La definición de la fecha de las elecciones provinciales para el 9 de junio promete intensificar la actividad proselitista de todos los candidatos que aspiran a renovar u ocupar un cargo público. También se intensificará el accionar de los monjes negros, quienes sin postularse a cargo alguno, desde las sombras operan para beneficiar o perjudicar algún candidato. Por ese motivo, se especula con que las tensiones dirigenciales en el territorio puedan aumentar con el transcurso de los días.

Un caso testigo en relación a estas cuestiones puede resultar de lo acontecido ayer en Villa Quinteros, donde en el marco de una visita del senador José Alperovich, el exgobernador se encontró con una gran pintada en el acceso a la comuna que hoy administra el delegado Martín “Macheta” Robles.

Según especificó el diario Contexto, la pintada en  el acceso a Villa Quinteros, perturbó al senador  y su equipo.  “Alperovich ya tuviste tu tiempo, te la robaste toda con José López”, se lee todavía en la pared de la gran casilla de Gasnor que permanece al costado de la ruta en la entrada a la comuna.

En Villa Quinteros, la elección promete ser caliente, porque además de buscar la reelección el actual delegado comunal, quien hoy ejerce su función con Carlos “Carlín” Álvarez(Hijo) como habilitado comunal, también saldrían  otros  candidatos a pelear por la conducción de la comuna. Se trataría de ex delegado  Raul Aldil, del ex candidato y actual referente juvenil de Acción Regional, Gustavo Marcial y  de Claudia Campos, una dirigente social que presta servicios para la comuna y que sería impulsada como candidata por Marcos “Marquitos” Álvarez.

El dato de color en todo esto es que Marcos Álvarez, quien será candidato a legislador del espacio que conduce Alperovich, es también hermano del actual habilitado comunal e hijo del funcionario del ministerio del Interior, Carlos “Carlín” Álvarez, quien hoy aparece identificado con el binomio gubernamental.

El caso de Villa Quinteros es, a menor escala, un fiel reflejo del rol que a nivel provincial tendrá Acción Regional en los próximos comicios, y de la manera en que las disputas políticas pueden llegar a enfrentar a los miembros de una misma familia.

En Las Talitas:

El antecedente más inmediato y contundente en relación a lo expuesto hasta aquí tiene que ver con la pelea político electoral que hubo en el 2015 entre los hermanos talitenses, Carlos Najar y Adriana Najar. El actual Intendente había  llegado a conducir el municipio como candidato acoplado por Acción Regional, luego de derrotar a su hermana, quien iba como candidata oficial. Sin embargo hoy pareciera que la contienda se reeditará con algunas variantes: el jefe municipal estaría alistándose para buscar la reelección como candidato por la lista oficial.

No obstante, el pase de facturas al intendente Najar, proveniente del espacio que  lidera el legislador Juan Antonio Ruiz Olivares, parece que viene con todo: el matrimonio que conforman su hermana Adriana Najar y su cuñado Luis Morghenstein, se encolumnaría en Acción Regional para intentar retener una banca en la Legislatura y recuperar la intendencia. En ese sentido, fuentes cercanas a la dirigencia talitense, descuentan que Adriana Najar ocuparía el tercer lugar en la lista de legisladores que el “acople fuerte” presentará en la Sección Oeste, y el parlamentario Morghentein irá de candidato a intendente en la misma boleta. A menos, claro, que los hermanos Najar relean el Martín Fierro y entiendan bien esa parte que habla sobre cual es la ley primera, algo que hoy aparece como imposible

En Famaillá:

La capital mundial de la empanada tucumana, es otra arena en la que tendrá lugar una batalla donde los integrantes de una familia se enfrentarán en la disputa por cargos públicos. Así mientras Patricia Lizárraga se ejercita en el territorio y en la gestión para lograr la reelección, se mentaliza también para enfrentar a su ex esposo, el legislador Enrique Orellana, a su ex cuñado el diputado nacional José Orellana y su ex concuñada, la parlamentaria Sandra Mendoza.

El escenario parece  inmejorable para el ex candidato a intendente Alcides Salomón, quien todavía pareciera tener  enganchada la botamanga de su pantalón en el alambre de púas del cerco que, hace algunas semanas, saltó para abandonar al exgobernador.

En Tafí Viejo:

Otra de las cuestiones irresueltas que tiene Acción Regional, es su candidato a intendente en Tafí Viejo. Si bien el actual jefe municipal, Javier Noguera, está plenamente identificado con el espacio de Juan Antonio Ruiz Olivares y Roque Tobías Álvarez, todavía no está resuelto que Noguera vuelva a ser candidato a intendente por AR.

Si bien Noguera llegó a la intendencia por el acople del dirigente monterizo, resta esperar si el gobernador Juan Manzur ordenará que todos los actuales jefes municipales con posibilidades de ser reelectos salgan por la lista oficial. Otra de las opciones es que el mantario sea flexible y  les permita salir por el acople que deseen o consideren conveniente. Con esta última alternativa especula el ex intendente y actual legislador Javier Pucharras, quien en diversas oportunidades habría deslizado no tener ningún tipo de inconveniente en ser candidato a intendente por la lista oficial.

Más allá de la situación de Noguera, el problema principal en este caso lo tiene  Roque Álvarez, quien indefectiblemente perderá un  importante grado de influencia sobre el control del Concejo Deliberante taficeño, cuando culmine el mandato de Pascual Zamora, su ex concuñado y actual Presidente del Concejo Deliberante, quien por limitaciones constitucionales se ve imposibilitado de volver a postularse como edil.

¿Habrá más conflictos familiares por intereses políticos en el resto de los municipios y comunas de la Sección Oeste?

 

 

 

 

Dejanos tu comentario