Con un sencillo acto copado de “Boinas Blancas”, el Movimiento Nacional por la Democracia Social dejó inaugurada ayer la Casa de la Democracia Social, lo que será la primera sede que el espacio político tendrá en la capital tucumana.

Del encuentro participaron los legisladores Ariel García, Fernando Valdéz, Raúl Albarracín; la diputada nacional Teresita Villavicencio, junto a concejales y dirigentes del espacio que conduce el Vicepresidente segundo de la Legislatura.

El mitín, con una fuerte impronta proselitista, estuvo cargado de discursos que convocaban a cerrar la grieta y a contribuir a la unidad del campo popular. En ese sentido se pronunció García, quien convocó a los militantes a combatir a esa minoria que pretende aumentar la brecha de desigualdad entre los que menos tienen y  los que creen pueden vivir seguros levantando paredes de 8 metros de altura.

“Queremos cumplir ese viejo sueño que tenían muchos dirigentes, y que también es una  deuda que tiene la democracia en nuestro país, que es hacer realidad el tercer movimiento historico: un movimiento que sea capaz de contener a las mujeres y hombres del radicalismo, del justicialismo, del socialismo, del movimiento trabajador y a esas personas comprometidas en lo social que luchan por los que menos tienen”, expresó el candidato a gobernador, quien también públicamente pidió apoyo para el candidato a intendente capitalino, Fernando Valdéz.

Si bien todavía no hay mayores precisiones sobre el armado, se da por descontado que Villaviencio, como candidata a a legisladora en primer término,  encabezará la nómina legislativa con la que los radicales rebeldes disputarán, en la Sección Electoral Capital, los próximos comicios provinciales. Primero, el 31 de marzo, los correligionarios deberían afrontar las elecciones partidarias internas de la UCR .

Dejanos tu comentario